sábado, 22 de abril de 2017

UN TRUCO

Panorama político nacional de los últimos siete días Macri, Carrió y un truco en dos distritos clave Elisa Carrió confirmó que será candidata a diputada por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Se reunió con Mauricio Macri en Olivos con ese fin y ya parecía haberlo admitido el miércoles a la noche, en un programa televisado cuando, de inmediato, retaceó las certezas y relativizó el anuncio con una frase que lo suspendía (“No sé todavía si voy a ser candidata”). Lo único que dejó claro esa noche fue que no se postularía por la provincia de Buenos Aires. Todo indica que, aunque adelantada en los títulos, la difícil negociación que la diputada desarrolla con las principales espadas del Pro no se puede dar aún por concluida. Lilita, la estratega El estilo de la doctora Carrió cuando habla de sus asuntos es el de una astuta jugadora de truco. Alardea o disimula, muestra u oculta tratando de sacarle el máximo rendimiento a sus cartas. Por un lado esgrime el argumento de cierto agotamiento físico (y tal vez anímico, porque “siempre me dejan sola”); al mismo tiempo reclama lugares en las listas para sus discípulos (“no puede seguir pasando que yo dirija la estrategia electoral, ganemos las elecciones y yo pierda diputados”). Con todo, lo que parece claro es que en un punto que exhibía como su deseo principal (candidatearse en la provincia de Buenos Aires) tuvo que irse al mazo. Allí debió ceder ante una operación de pinzas en la que intervino la cúpula completa del Pro, aunque ella prefiere circunscribir la decisión a María Eugenia Vidal y el gurú ecuatoriano Jaime Durán Barba, que – dice ella- “creen que no me necesitan”. Carrió canta su juego (“en la provincia tengo el 34 por ciento de intención de voto”) y dispara una ácida ironía que puede ser una factura a cobrar después de las urnas: “Ellos prefieren un candidato más desconocido”. De todos modos, enmascara el revés de ese rechazo y se declara satisfecha de no haber conseguido lo que quería (“Me saqué mil kilos de encima con el tema de la candidatura”). La diputada había conseguido previamente un punto a su favor: con denuncias y ninguneos públicos logró desplazar de la postulación bonaerense al jefe comunal de Vicente López, Jorge Macri, a quien el Presidente, su primo, venía alentando tácticamente. Ahora el Pro le aplicó a Carrió una vieja regla de la política: el que saca no pone. Más allá de los disimulos, la política chaqueña quedó despechada por el rechazo bonaerense y, aunque derrama mieles sobre la gobernadora Vidal, no se priva de clavarle banderillas acusando a ministros y miembros de su equipo. Los ataques de Carrió siempre son estridentes y ella no ignora que los medios no dejan jamás de amplificarlos. Quizás por eso muchas de sus víctimas se resignan a soportarlos filosóficamente. O le responden en otro espacio, como hizo el presidente de la Corte Suprema, que le inició un juicio civil. Saben que en los medios Carrió les saca una gran ventaja. Durán Barba es un eufemismo Aunque ha decidido disimular el hecho, la diputada no ignora que el desplazamiento de Buenos Aires no dependió de una ocurrencia de Durán Barba, sino de un cálculo de Mauricio Macri. Las pullas de Carrió hacen blanco en el ecuatoriano, pero Durán Barba es, a estos efectos, apenas un eufemismo. Sucede que la doctora no quiere pelear con Macri. Y el Presidente tampoco desea una guerra con ella: ambos conocen sus límites y la ventaja de una sociedad. Pero cada uno de estos socios tiene intereses propios diferenciados. Desplazar a Carrió de la provincia a la Capital es una jugada en la que Macri gana doblemente: le bloquea a la diputada su posible crecimiento y protagonismo en el distrito estratégicamente más importante del país, le evita una competencia potencial a María Eugenia Vidal y sortea el obstáculo político que podría representar Carrió para estrechar vínculos con la base y los cuadros peronistas del conurbano bonaerense, un objetivo que la gobernadora viene acariciando. En ese territorio agreste, la chaqueña tiene un techo bajísimo y un piso que le hace juego. En la Ciudad Autónoma, en cambio, ella le agrega al reclutamiento de millenials que caracteriza al Pro, discurso moralista y republicano que la tradicional clase media porteña siempre ha consumido con deleite. Transferida a la Ciudad Autónoma, Carrió le aporta a Horacio Rodríguez Larreta una marca de gran fuerza para afrontar en el distrito el desafío que entrañaría la candidatura (todavía potencial) de Martín Lousteau. “Los caprichos de un niño” (Lousteau) El ex embajador en Estados Unidos estuvo muy cerca de birlarle en 2015 a Rodríguez Larreta la jefatura de gobierno en el ballotage porteño y pretende conseguir ese objetivo en 2019, para lo cual le vendría bien una performance exitosa en las elecciones de octubre. El Pro decidió cerrarle la puerta de Cambiemos con lo que lo empujó, de hecho, al terreno de la oposición, ya que una victoria de Lousteau (inclusive una gran performance, parecida a la de 2015) sería un trago muy amargo para el partido del Presidente y para el propio Macri. La postulación de Lousteau produce ruido en el seno de Cambiemos. La conducción radical de la Capital sostiene esa candidatura, que pretendía que fuese una carta a jugar dentro de la coalición, en las PASO de agosto. Esa posibilidad ha quedado bloqueada: no la quieren ni Macri, ni Rodríguez Larreta; Carrió, por su parte, puso como condición para su pase que no haya interna en el distrito (“Yo ya no tengo salud física. Yo soy candidata y pedí una lista ejemplar. Ya di en su momento la interna con Lousteau”). La UCR capitalina podría elegir su propia estrategia electoral para el distrito y, ante la negativa del Pro a constituir Cambiemos en la ciudad, presentarse al margen de (y en competencia con) la coalición oficialista nacional. Carrió ha descendido al escenario capitalino cimitarra en mano, dispuesta a dejar fuera de juego a Lousteau, un rival al que elige menospreciar (“No podemos estar pendientes de los gustos de un niño”), pero que la inquieta tanto como a la cúpula del Pro. En cualquier caso, convertida en instrumento estratégico del Presidente en el distrito porteño y con el crédito de una cesión de objetivos en el distrito bonaerense, el poder negociador de la chaqueña en el seno de la coalición oficialista se ha expandido. Ella seguirá orejeando sus cartas y tirando señas falsas mientras discute el reparto de poder y candidaturas, preparada para ubicar gente propia, para vetar y conseguir desplazamientos de “impresentables” (como suele llamar a gente con la que no simpatiza). Por su parte, Mauricio Macri, además del desafío bonaerense (la madre de todas las batallas), afronta otro, quizás más sensible, en la ciudad que su partido gobierna desde hace una década. Una vez que sume la candidatura de Carrió, sólo una victoria arrolladora constituiría un éxito satisfactorio. Jorge Raventós

COMPLICIDAD

CUANDO MIRAR SIN ACTUAR, ES COMPLICIDAD Calendar abril 22, 2017 | Posted by Malú Kikuchi Malú Kikuchi (22/4/2017) Córdoba. Domingo de Pascua. Estadio Mario Kempes. Partido de futbol entre Belgrano y Talleres. Emanuel Balbo, 22 años, aprendiz de carpintero, ¡evangélico oficio!, desde la popular norte, un grupito de 5 o 6 bárbaros, lo arrojan desde la tribuna, a metros de distancia. Balbo llegó al hospital con muerte cerebral. Murió al día siguiente. Es sólo una anécdota, casi una nota de color periodística. Por increíble que parezca, el partido no se suspendió. Los negocios son más importantes que la vida de un ser humano. ¡El partido se jugó! ¡Los bárbaros pudieron disfrutarlo! Los bárbaros son eso, irrescatables marginales, sin respeto alguno por la vida. No vale la pena hablar de ellos, son tema del poder judicial, quizás de un psiquiátrico. ¿Pero los espectadores? Eran muchos, muchos más que los atacantes, hubieran podido detenerlos, por lo menos intentarlo. Pero no. No lo hicieron. Miraron como si formara parte de un espectáculo que no les interesara. Con indiferencia. Inmóviles, quietos, impasibles. Atacaban a un muchacho, deberían haber hecho algo, lo que fuera, pro no lo hicieron. ¿Por miedo? No, eran más. Por insensibilidad hacia el otro, sin recordar que todos son el otro para el otro. Una sociedad enferma, enferma grave. Una sociedad tan acostumbrada a la violencia que ya la tiene incorporada a lo cotidiano. Pero por acostumbrada que esté la sociedad, no puede, no debe quedarse impasible frente a la violencia que está ante sus ojos y que puede evitar. Está deshumanizada. Lo que no se puede perder bajo ninguna circunstancia, es la humanidad. Es lo que diferencia al hombre de los animales. Y los que miraron como a través de la TV el asesinato de Emanuel Balbo, habían perdido su calidad humana. No horroriza tanto el homicidio como la indiferencia de los espectadores ante el mismo. Los asesinos, salvo milagro, lo seguirán siendo. Los espectadores ¿podrán volverse humanos y reaccionar como tales ante otro episodio del mismo tipo? ¿Serán capaces de sentir empatía por el agredido, existan o no existan razones para agredirlo? ¿Llevará mucho tiempo humanizarlos? Preguntas de difícil respuesta. En cuanto a los dirigentes del Belgrano y de Talleres, ¿qué decir de la decisión de seguir y jugar el partido como si nada hubiese ocurrido? En el futbol los dirigentes son los primeros culpables de la violencia permanente en los estadios y sus alrededores. El poder de las barras bravas es casi omnímodo sobre los dirigentes de sus clubes. Que más allá del cacareado amor por la camiseta, es un gran negocio al que no renuncian. Si los dirigentes no son cómplices activos, por lo menos lo son pasivos y les permiten a las barras lo que no les debieran permitir. Por supuesto que son chantajeados con armar escándalos durante los partidos si no les dan lo que piden: entradas, el control del estacionamiento, la venta del “merchandasing” y “otras cosas”. Y los dirigentes no tienen coraje para enfrentarlos. La policía no controla todo lo que debiera. ¿Porque no sabe cómo, porque no puede, porque no quiere, o porque no se lo ordenan? Tampoco tiene el coraje que debiera tener. Y acá entran los gobiernos, que por las razones que fueran, no toman las medidas correctas para terminar con este flagelo. También les falta coraje. Y tanta falta de coraje de todos los responsables directos de la muerte de Emanuel Balbo, también son responsables de la indiferencia criminal de los espectadores del estadio Kempes, que el domingo de Pascua vieron, cómplices impávidos, cómo mataban a un chico de 22 años, aprendiz de carpintero, amante de la música. Para sentir más vergüenza, Balbo, ya en el piso con muerte cerebral, ante la mirada CÓMPLICE de los espectadores, alguien, le robó las zapatillas. ¿Dónde se pide la baja de la sociedad?

PILAS SECAS

Pilas secas “Cuando estén secas las pilas de todos los timbres que vos apretás, buscando un pecho fraterno para morir abrazao...” Enrique Santos Discépolo Esta columna también hubiera podido llamarse “La soledad de los perfectos”, y seguramente así sería si la hubiera escrito el “pelotudo” (Cristina dixit) de nuestro gran mayordomo, Oscar Parrilli, que no se puso colorado al afirmar que a Maduro no se lo critica por lo que hace mal sino por lo que hace bien. ¡Qué demostración de inteligencia y solidaridad! Pero, en el fondo, es razonable que este rastrero personaje se comporte así, pues el régimen que fundara el extinto Hugo Chávez tiene muchos puntos en común con el que aquí protagonizaron los Kirchner y que, por esos milagros que a veces ocurren en la historia de los pueblos, fuera desalojado del poder en diciembre de 2015. El original colectivero caribeño encabeza una organización ilícita, sumamente torpe e ignorante, que ha esquilmado a su país hasta la extenuación, lo ha transformado en uno de los más violentos del mundo y lo ha llevado liderar por mucho los rankings de inflación mundiales, carece de estadísticas fiables y la prensa libre ha sido blanco de agresiones y clausuras, amén de haber destruido la industria del petróleo, mientras flota literalmente sobre un mar de oro negro. Nicolás Maduro, al mejor estilo de sus ídolos, los gerontes cubanos, está dispuesto a someter a su país a un baño de sangre con tal de conservar el poder, que le da acceso a un latrocinio similar aún mayor que el nuestro y al monumental negocio del narcotráfico; dice mucho que su Vicepresidente sea Tarek El Aissami, procesado por ese delito en los Estados Unidos, donde sus bienes han sido embargados. Desde que comenzó abril, han muerto ya 21 venezolanos de manos de las milicias y paramilitares chavistas, que disparan indiscriminadamente contra las gigantescas manifestaciones opositoras que se suceden en todas las ciudades del país. Para lograr permanecer, conserva el apoyo de los militares, pese a que éstos se encuentren divididos en tres facciones: los nacionalistas marxistas, los pro-cubanos y los traficantes de drogas; todos ellos tienen mucho que perder y sin duda lo defenderán hasta las últimas consecuencias. Pero, por la ignorancia en que intencionalmente los mantienen, también cuenta con el soporte -como aquí sucede aún en algunos sectores del Conurbano- de los más pobres, los habitantes de las gigantescas villas de emergencia que han ocupado Caracas y sus alrededores, que se encuentran en una situación alimentaria y sanitaria terminal. La trágica situación de Venezuela, un verdadero genocidio por el hambre y la carencia de remedios que aflige a su población, marca el fin del prolongado cono de sombra en que el populismo corrupto y saqueador ha sumido a nuestro continente en este siglo. Ya cayó en Brasil, en Argentina y en Perú, parece consumirse en Bolivia y fue necesario un monumental fraude para perpetuarlo en Ecuador, mientras la mugre ha comenzado a mojar sus pies en los países considerados modélicos, como Chile y Uruguay. La pregunta que todos nos hacemos es cuánto podrá durar este criminal “socialismo del siglo XXI”, que ya no encuentra timbre alguno que tocar, pues todos sus aliados –incluidos Irán y Rusia, por conveniencia- han dejado de atenderle el teléfono. Porque ese siniestro cocktail tiene una consecuencia inmediata para los analistas y politólogos: nadie puede predecir cuándo y, sobre todo, cómo terminará la crisis venezolana. Porque allí no bastará con que Maduro deje el trono y, por eso, tampoco resulta posible ofrecerle un puente de plata e impunidad para que huya, porque sus cómplices, y son muchos, no lo permitirían ya que quedarían sin cobertura ni refugio, sometidos a la justicia internacional que ya los busca. Dio, francamente, vergüenza ajena que esta semana nuestro ex Honorable Congreso se viera impedido de emitir una simple declaración de condena al régimen de Maduro por la oposición del más recalcitrante kirchnerismo, que demostró una vez más cuánto le importan los verdaderos derechos humanos. Ya que el gobierno de Cambiemos ha demostrado poseer una enorme sensibilidad social, que lo ha llevado a repartir subsidios y prebendas a manos llenas, y a conservar en sus puestos públicos a tantos quintacolumnistas, sugiero que –por única vez- destine fondos para que los seguidores del Frente para la Qué?, Quebracho, MST y Polo Obrero emigren a Venezuela o Cuba, esos paraísos terrenales que tanto alaban en sus manifestaciones públicas mientras exhiben carteles y banderas con la imagen del asesino Che Guevara. Anoche, cuando la ex Presidente visitaba en Río Gallegos a la gran cuñada Alicia, que encabeza el feudo de Santa Cruz, una enfurecida multitud intentó ingresar y, cuando fue reprimida con violencia, apedreó la residencia en que ambas se encontraban. La Provincia no paga los sueldos de los miles de empleados estatales, sus maestros no han dado un solo día de clases en el año, los jubilados provinciales no cobran sus magros estipendios y los hospitales carecen hasta de los elementos mínimos, mientras la Justicia está paralizada; todo un edén, por obra y gracia de los ladrones kirchneristas que lo gobernaron durante los últimos veinticinco años. Ahora Cristina está haciendo las valijas, a la espera de la autorización que ha pedido al Juez Bonadío (su colega Ercolini ya la ha otorgado) para viajar a Atenas, Bruselas y Oxford (no a la Universidad). Notable privilegio para alguien que se encuentra tres veces procesada por delitos no excarcelables y que demuestra que la famosa igualdad ante la ley es, en la Argentina, sólo una broma de mal gusto. Porque, mientras eso sucede, los órganos de prensa de los que aún dispone -como Página 12, C5N o Radio 10, por poner sólo tres ejemplos- y los ex organismos de derechos humanos, ya confesadamente convertidos en movimientos políticos para apoyarla, se rasgan las vestiduras ante una sentencia de la Corte Suprema de Justicia que concedió la prisión domiciliaria a un militar de ochenta y cinco años, casi ciego y sordo, con enfermedades complicadísimas. En esa materia, la de los presos políticos, aún existen cientos de situaciones particulares que claman al cielo; cuatrocientos –cincuenta desde el 10 de diciembre de 2015- han muerto en cautiverio por falta de adecuada atención médica, y muchos de los sobrevivientes se encuentran en la cárcel con prisiones preventivas por períodos que exceden, por años, el máximo permitido por la ley, pese a que obviamente no pueden alterar las pruebas (en la mayoría de los casos, inexistentes o fraguadas) de las investigaciones ni existe peligro de fuga, dada la edad –promedio: 76 años- con que cuentan y el precario estado de salud que padecen. Elevo mis plegarias por el sacrificado pueblo venezolano, como también lo hago por el cubano, mientras ruego que mis pronósticos de fin de ciclo se cumplan en toda América. Bs.As., 22 Abr 17 Enrique Guillermo Avogadro Abogado Tel. (+5411) ò (011) 4807 4401/02

Pacificación Nacional Definitiva: REUNIÓN DE TRABAJO CON EL DIPUTADO NACIONAL ALFRED...

Pacificación Nacional Definitiva: REUNIÓN DE TRABAJO CON EL DIPUTADO NACIONAL ALFRED...: El día 20 de abril de 2017 se llevó a cabo una interesante reunión de trabajo con el diputado nacional Alfredo Olmedo, acompañado por e...

jueves, 20 de abril de 2017

3 DE FEBRERO

VILLA VALENZUELA. UN CASO ESTÁNDAR Inseguridad en 3 de Febrero y denunciarla es... complicadísimo Odisea de una familia en el municipio de 3 de Febrero, una tragedia cotidiana en el Gran Buenos Aires que en tiempos de Cambiemos no es diferente que en tiempos del Frente para la Victoria: no es una cuestión de partidos políticos sino de que hay muchos habitantes que han decidido delinquir como forma de vida, probablemente por la impunidad de la que gozan. Afortunadamente la familia que lo padeció no sufrió una pérdida mayor que la material pero también es dramático tener que agradecer porque los delincuentes al menos les perdonaron la vida. ¿Cómo mejorar la seguridad cotidiana en barrios del GBA como Ciudadela? Hasta ahora, no parecen encontrarle la vuelta.... Sucedió el sábado 15/04 en un barrio de Ciudadela, 1er. cordón del Gran Buenos Aires, municipio 3 de Febrero, gestionado por Diego Valenzuela (PRO/Cambiemos), quien reemplazó vía las urnas a Hugo Curto (Frente para la Victoria/Partido Justicialista). En días de Curto, la inseguridad fue un tema que preocupó muchísimo a los vecinos de 3 de Febrero. Pero en días de Valenzuela, también. En este caso, NN (mejor no mencionar su nombre, no sea que existan represalias) caminó junto a su hijo mayor de 12 años por el pasillo de una vivienda tipo PH hacia la vereda, donde estaba su vehículo, un Chrysler Cruiser color negro, junto al que lo esperaba su mujer y los 2 hijos menores, una niña de 10 años y un varón de 4. No llegaron a ingresar al automóvil cuando se atravesó un Ford Ecosport, también de color negro y vidrios polarizados, de la que descendió una persona, pistola en mano, de unos 30 años, quien les dijo que ingresaran a la casa de ellos, creyendo que era la de la acera de enfrente, vivienda elegante. NN le explicó que se había equivocado, que esa no era su casa, y entonces el otro, visiblemente nervioso, le dijo que entonces entraran a la vivienda, cualquiera fuese. Con la pistola contra la espalda, lo acompañó hacia el pequeño departamento mientras otros 2 delincuentes bajaron del vehículo muy probablemente robado para una jornada de saqueo, y retenían a la esposa y los 3 hijos. El delincuente lo apuntó a la cabeza y le gritó: "Papi, dame el canuto". NN explicó que es un laburante y que no tenía "canuto". Fragmento de la denuncia que, finalmente, pudo realizar NN. "Los ahorros o te hago mierda", agregó el delicuente, a quien le temblaban las manos mientras apuntaba, y luego lo golpeó con la culata en la frente. Entonces ingresó otro, más experimentado, quien le aconsejó que apuntara al pecho de NN, y le explicó a éste: "No hagás ninguna boludez, mirá que tenemos afuera a tu familia". En el tira y afloje, se llevaron lo que parece habitual cuando se roba a gente que no es adinerada: celular, alianzas matrimoniales, notebook... NN agradece que sólo lo hicieron sangrar en la cabeza pero los 5 conservan la vida. Hoy día hay que agradecer estar vivos, y es cierto pero también obliga a preguntas importantes acerca de la calidad de vida en una sociedad con muchos delincuentes que gozan de impunidad. Luego, el otro problemón: llamando al 911, la policía, al menos en 3 de Febrero, demora 40 minutos en llegar cuando se trata de un caso de emergencia. Lo más inexplicable, sin embargo, es tener que ir 4 veces a la comisaría para que acepten tomar la denuncia, tal como si fuese un favor excepcional. Una locura.

lunes, 17 de abril de 2017

FALSOS DEMÓCRATAS

Los falsos demócratas. Casi todo el planeta cayó en la trampa de repetir esa secuencia de simplificaciones sin sentido, tan hipócritas como peligrosas. Es así como se ha idealizado a la democracia sin advertir sus reales inconvenientes. Obviamente que no todos razonan de igual modo frente a este apasionante debate. Algunos prefieren inmolarse defendiendo a rajatablas todo lo ya conocido. Eso les impide evaluar cualquier otra alternativa superadora. Otros, casi con resignación, prefieren apelar a aquella famosa frase que se le atribuye a Winston Churchill cuando decía que “la democracia es el peor de los sistemas, excepto todos los demás”. Interesante reflexión, pero demasiado inconducente cuando se trata de resolver dilemas con sensatez. Ambas posturas, las del fanatismo ciego que no acepta discusión alguna y la del conformismo inundado de justificaciones, no ayudan para nada a entender la complejidad de la coyuntura global y los desafíos que se vienen. Pero, indudablemente, los más peligrosos son los rufianes que pululan en el mundo académico y político, esos que amparados en la presunta inmutabilidad de la democracia vigente, se apalancan en ella, sin recato, en la medida que les resulta funcional a sus propios intereses. Estos farsantes, ni siquiera tienen el coraje de decir a cara descubierta que ellos aborrecen este sistema y que solamente lo utilizan para, desde ese inmaculado pedestal, alcanzar cada uno de sus cuestionables fines. No tienen la integridad moral suficiente para ser intelectualmente honestos y confesar que ellos detestan esta modalidad y solo creen en una autocracia en la que un minúsculo grupo de personas define los destinos del resto. Estos perversos personajes deambulan por ahí recitando su cantinela sin pudor alguno. Por un lado se muestran muy respetuosos de los valores democráticos, esos mismos en los que no creen para nada, pero cuando ostentan el poder no les tiembla el pulso para exhibir su peor costado. Su cinismo es infinito. Ellos saben que mienten descaradamente, pero cultivan aquello de que “el fin justifica los medios”. Su credo dice que la democracia es solo un puente que hay que traspasar para llegar a la meta. Desde su perspectiva, la mentira no es un defecto sino solo un instrumento que ayuda a lograr sus propósitos. Por eso lo hacen sin siquiera sonrojarse. Se mantienen imperturbables cuando dicen lo que no piensan, porque están convencidos de que necesitan engañar a sus potenciales votantes. Su irrespeto por las personas es de tal magnitud que manipulan a la gente deliberadamente y sin culpa. Ellos se creen los elegidos, los iluminados, que tienen la misión de orientar a su pueblo hacia su fraudulenta cima. La estafa es esencial en esa gran parodia montada. Lo importante no es el “mientras tanto”, sino que lo colectivo se imponga a lo individual. Todo vale en ese juego en el que terminarán liderando ese desvergonzado despliegue. Es cierto que todo sistema político es siempre un mero engranaje y no constituye un objetivo en sí mismo. Cualquier forma de gobierno elegida tiene como máxima ambición favorecer a una armoniosa convivencia cívica. Es bueno recordar que los regímenes autoritarios han nacido, muchas veces, al amparo de estas permisivas reglas democráticas. El pérfido socialismo del siglo XXI y cada una de sus variantes regionales, se han desarrollado gracias a las bondades de un sistema tan frágil como obsoleto. Esto ha sucedido, en el marco de un proceso en el que cientos de intelectuales prepararon el caldo de cultivo perfecto para que la sociedad compre esa idea de que el partido que obtiene la mayor cantidad de votos hace lo que quiere con la sociedad, sin restricción alguna. Ellos han alimentado este retorcido esquema matemático en el que tener un voto más que la mitad significa representar a todos, mientras que cuando se logra solo una cifra que no alcanza a la mitad, eso equivale a cero. Su rutina es simple. Mientras todo esto les sirve lo utilizan. Cuando ya no cuentan con el acompañamiento mayoritario giran velozmente y promueven insurrecciones, sembrando el caos a su paso, para cumplir con todas las enseñanzas que aprendieron de sus ideólogos e inspiradores del pasado. Es muy saludable la idea de cuestionar a la democracia. Es sumamente peligroso aferrarse a cualquier sistema utilizando el débil argumento de que siempre todo fue así. Esta lógica es muy endeble y puede conducir a las sociedades hacia un interminable callejón sin salida. Si la humanidad se comportara de idéntica forma en otros aspectos cotidianos el progreso sería inviable. Para mejorar algo, hay que tener el valor de dejar atrás lo que ya no funciona, reemplazándolo por otro modelo con más atributos asumiendo, obviamente, los riesgos de esa transición. Es vital cuidarse mucho de los embaucadores seriales que se disfrazan de corderos para aprovecharse de cualquier circunstancia que los pueda favorecer. Esos fundamentalistas solo quieren el poder para saquear a la comunidad y destruir a los que no piensan como ellos. En los lugares en los que han gobernado lo han hecho sin contemplaciones. Abundan testimonios en el presente que pueden dar fe de sus crueles andanzas. No importa como prefiera etiquetarlos la gente. De un lado y del otro, siempre defienden ideas intervencionistas en lo económico y justifican la concentración del poder para instaurar un fascismo sistemático. La difícil tarea de una sociedad madura consiste en cuestionarse todo, revisarlo hasta el cansancio, pero siempre buscando nuevas posibilidades y discutiendo con honestidad y sin falsificaciones que tergiversen el debate. El mundo precisa un intercambio de ideas que permita encontrar una salida inteligente a esta disyuntiva contemporánea. Hay que estar muy atentos porque en ese itinerario aparecerán, como siempre, los impostores profesionales, esos mismos que hoy brotan como falsos demócratas. Alberto Medina Méndez albertomedinamendez@gmail.com skype: amedinamendez Facebook: www.facebook.com/albertoemilianomedinamendez Twitter: @amedinamendez 54 9 379 4602694

sábado, 15 de abril de 2017

SE ACABARÁ ?

¿SE ACABARÁ? Calendar abril 14, 2017 | Posted by Malú Kikuchi Malú Kikuchi (15/4/2017) Micaela García tenía 22 años. Era linda, inteligente, la vida no le era indiferente. Estudiaba, militaba políticamente, defendía posiciones extremas. Una madrugada en la tranquila Villaguay, un violador serial, que no debía estar en libertad, la violó y la mató. Puede que las posturas y la militancia de Micaela no le caigan bien a todo el mundo. Pero acá hay una víctima y un victimario. Y la víctima es Micaela y el victimario no es un individuo forzado por la sociedad injusta y malvada a ser un violador serial y un asesino. ¡Basta de abolicionismo penal! Sebastián Wagner, que ya confesó el crimen, estaba condenado por 2 violaciones a solo 9 años de prisión. El juez, Carlos Rossi, probablemente discípulo intelectual de Eugenio Zaffaroni, decidió, en contra del consejo de los peritos, dejar a Wagner en libertad, antes de tiempo. Puede que si Wagner hubiese cumplido toda su pena, el comportamiento fuese el mismo con otra chica, es muy factible. Los violadores son enfermos incurables. Es un hecho que la sociedad, los juristas y los médicos, deben debatir: qué hacer con los violadores. Pero eso es solo una suposición. Lo real es que Wagner salió antes de tiempo, que violó y mató a Micaela. ¿Por qué este hecho horroroso nos llama la atención? En Argentina es casi cotidiano, las noticias sobre violaciones y femicidios, abruman. ¿Qué hace diferente el caso de Micaela de los demás casos igualmente terribles? Muy simple, la militancia política de Micaela. Pertenecía al Movimiento Evita, el de Emilio Pérsico. Su funeral, en Concepción del Uruguay, fue más bien un mitin político. Desde los asistentes, a los cánticos. El gobernador Bordet llamó por teléfono, el senador Juan Manuel Abal Medina asistió con el ex canciller Jorge Taiana y con Emilio Pérsico. El Indio Solari, advertido que Los Redonditos de Ricota eran la banda preferida de Micaela, cantó por teléfono la canción predilecta de la víctima, “Juguetes perdidos”, que los padres de la chica hicieron escuchar desde el celular a través de los altoparlantes. 1.500 chicos cantando “Por vos juramos vencer”, ¿vencer a quiénes, a los violadores, a los asesinos, a los jueces abolicionistas, al gobierno de Cambiemos, a quienes? Alguien sabrá, por ahora las preguntas no tienen respuesta. Pero lo importante de la importancia que se le dio y se le da a la muerte de Micaela, es que ha puesto sobre el tapete el tema del abolicionismo penal. Hasta ahora, la mayoría de los abogados salidos de las facultades de derecho del país en los últimos 40 años, han sido educados en el abolicionismo penal, mal llamado garantismo. Garantistas son aquellos que defienden las garantías constitucionales. Los medios han ayudado a difundir las teorías de Zaffaroni. Eugeniol Zaffaroni es, a través de su libro “En busca de las penas perdidas” 1989, el adalid del abolicionismo penal. Algo que en estos 2 últimos años llamó “errores de juventud” (lo escribió a los 49 años, una juventud un poco tardía), pero esos “errores de juventud” han distorsionado la mente de demasiados abogados y juristas. El resultado es un país sin justicia. Un precio muy caro para pagar por “errores de juventud”. Lo único bueno, si es que la muerte de una joven puede tener algo de bueno, es que los medios han empezado a hablar de abolicionismo, dejando el garantismo de lado. Y ya no mueren de emoción al nombrar a Zaffaroni y lo cuestionan. Si Argentina empieza a sacarse de encima las teorías de Zaffaroni, donde las víctimas siempre son las culpables, quizás se entre en la normalidad. Una forma de entender que violar, matar, asaltar, prostituir, robar, estafar, está MAL y debe ser castigado con penas de acuerdo al delito cometido. Si se acaba el abolicionismo penal, nacerá una Argentina más justa. Y Micaela y tantas otras, no habrán muerto en vano. ¡Ojalá así sea!

ESTAMOS MAL...

Panorama político nacional de los últimos siete días “Estamos mal, pero vamos bien” Pese a que el INDEC midió en marzo una inflación del 2,4 por ciento, el jefe de gabinete Marcos Peña aseguró que el descenso de la inflación está garantizado y el gobierno está en buen camino para derrotarla”. Estamos mal pero vamos bien podría haber dicho si la frase no evocara a los años 90 que el gobierno, atado a su versión de ser “el cambio” y “lo nuevo”, se esfuerza por no mentar jamás. El buen camino al que se refiere Peña parece ser el que traza el Banco Central, que sube tasas para competir en rentabilidad con el dólar y encarece el crédito cuando el gobierno quisiera reactivar la producción y el consumo. Ese camino -que promete cumplir con la pauta anual inflacionaria de 17 por ciento aunque ahora supere el 25- no es compartido por una amplia gama de economistas y empresarios. Pero el optimismo profesional del jefe de gabinete se fortalece ante las adversidades y mucho más si, pese a estas, aparecen signos de comprensión de al menos una parte de la ciudadanía. Euforia y polarización La euforia impulsada en el gobierno por las marchas prooficialistas del 1 de abril desató no sólo optimismo sino una agresividad hasta el momento reprimida. El Presidente erizó su discurso sobre los gremios y el gobierno consiguió aplicar por primera vez , tras un largo añejamiento, el protocolo antipiquetes y procuró demostrar que puede usar sin complejo alguno gas pimienta contra el activismo gremial. Sus seguidores más ansiosos se alegraron: al fin parecía llegada la hora de poner las cosas blanco contra negro, “inducir a la opinión pública a elegir…entre los buenos y los malos. Invitar a suponer que existen sólo dos alternativas”, como escribió una mano alimentada por los argumentos de la Casa Rosada. En suma: los fervorosos saludan que, con la vitamina callejera del 1 A, se vigorice la estrategia de la polarización. Quizás el sector ultra que empuja al gobierno a la lucha (“Animémonos y vayan”) termine decepcionándose y en el futuro se declare traicionado. Suele ocurrir. Porquelo cierto es que el gobierno chucea a los gremios, los hiere verbalmente, les reclama que cumplan ciertas normas como la cuota de género en sus secretariados pero en modo alguno está interesado en romper todo diálogo o en abrir la puerta a una reestructuración que franquee el paso a la ultraizquierda. Busca más bien asociar a los sindicatos –así sea a los empujones- a sus proyectos de productividad. Por si alguien se equivoca y quiere replantear en serio los brotes de los primeros días de la presidencia Alfonsín con la fracasada Ley Mucci , Jorge Sappia,el flamante presidente de la convención nacional de la Unión Cívica Radical –la fuerza más extensa de la coalición Cambiemos- cuestionó inclusive las expresiones verbales de antigremialismo del Presidente y calificó como "un gran error político" haber tratado de mafiosos a los sindicalistas. "Soy un celoso defensor del sistema sindical. Este sindicalismo nuestro, con todas las contras que se le puedan encontrar, ha acreditado históricamente la defensa de los derechos de los trabajadores. Cuidado con denostarlos", advirtió. El oficialismo tiene un ecosistema que si bien no impide los bandeos a derecha e izquierda , pone obstáculos a los desbordes. Fuego amigo En cualquier caso, los principales problemas del poder nacen en su propio seno. En el caso de este gobierno, parecen determinados por una tendencia a la unilateralidad y la suficiencia que, aunque edulcorada con invocaciones al diálogo y al espíritu de equipo, muchas veces lo hace chocar innecesariamente con posibles aliados y otras, contamina las relaciones internas. Un episodio paradigmático ocurrió estos días: el ministro de Cultura, Pablo Avelluto, y uno de los subjefes de gabinete, Mario Quintana, forzaron la eyección del presidente del Instituto de Cinematografía, Alejandro Cacetta, difundiendo sospechas de corrupción a través de canaletas mediáticas. Últimamente esas imputaciones empiezan a jugar un papel análogo al que cumplían las apelaciones a los derechos humanos bajo el kirchnerismo: velo de encubrimiento de operaciones políticas o de maniobras sospechosamente opacas. Alejandro Cacetta había llegado al cargo " a partir de un consenso general de toda la Industria que postuló su nombre en una asamblea democrática (…) El pedido de renuncia resulta sorpresivo y supone un cambio en el concepto de institucionalidad y transparencia”, se quejó un comunicado suscripto por 13 entidades de lo más granado de la industria cinematográfica. Se destacó en la crítica la voz de un ardiente defensor de Mauricio Macri, el director Juan José Campanella. “No hay UNA persona en la industria del cine, NI UNA, que tenga dudas sobre la honestidad de Alejandro Cacetta. Horrible y torpe opereta", lanzó el laureado cineasta por las redes. Quizás para asordinar el ruido político y satisfacer a algunos de los defensores del funcionario tan ominosamente apartado, la Oficina Anticorrupción dictaminó con extrema celeridad, que la honorabilidad de Cacetta no estaba en cuestión y determinó que no había hechos de corrupción observables en los papeles con los que el ministro Avelluto dijo avalar el desplazamiento (“Hay expedientes, hay números. Los tuve en mis manos”, le había respondido a Campanella). Pese a la constgatación de la Oficina Anticorrupción, el ministro y sus avalistas de la Jefatura de Gabinete prometen seguir adelante con la medida y ubicar como interventor del Instituto de Cine a Ralph Haiek, hijo de uno de los primeros CEO de Sociedades Macri (SocMa), temprano miembro de los equipo de Mauricio Macri en su gestión porteña y ex representante en la Argentina del poderoso grupo multimedia venezolano Cisneros; La “horrible y torpe opereta.” urdida desde altas oficinas e instrumentada con acción mediática inducida, tiende a complicar políticamente al gobierno con un sector industrial y artístico muy sensible e influyente, preocupado por la suerte de la autarquía legal de que goza el Inatituto de Cine y por el uso de sus casi 3.000 millones de pesos anuales de recursos. La Capital es mía, mía, mía Otra renuncia sintomática: el secretario de Recursos Hidrocarburíferos, José Luis Sureda, dimitió por carta acusando de autoritario al ministro de Energía, Juan José Aranguren. Sureda contó que el ministro le prohibió hablar con un periodista del Wall Street Journal y puntualizó que, ya antes de ese episodio, “fui entendiendo que la diversidad de opiniones es para usted un problema muy difícil de resolver, y que las decisiones que pensábamos tomar iban quedando en el camino, víctimas del cortísimo plazo”. La renuncia destacó asimismo el vicio de la unilateralidad: “La toma de decisiones sin consenso ni diálogo no hace más que replicar las prácticas que necesitamos abolir de una vez y para siempre si lo que se busca como país es tener un proyecto de mediano y largo plazo, industrializado, económicamente sustentable y culturalmente desarrollado". A esos ruidos que se producen en el interior del gobierno, habrá que sumar otros que inciden en la acción política, determinados por la decisión del Pro de no constituir la coalición en distritos (como la Capital) en los que pueden presentarse competidores difíciles en las elecciones primarias. En el escenario porteño el rival a marginar es Martín Lousteau que, pudiendo ser un aporte significativo para la ampliación electoral de la fuerza oficialista, está siendo empujado a la oposición, un espacio desde el cual podría provocarle daño al gobierno. El rechazo del Pro a compartir lo que considera un “territorio propio” pone en discusión la proclamada filosofía asociativa de la coalición e introduce conflictos inclusive en el seno del radicalismo. Se trataría, como en otros casos, de daño autoinfligido, pecado de unilateralidad. Jorge Raventos

MENTIRA

clip_image002 La Consagración de la Mentira “Miente, miente, miente que algo quedará, cuanto más grande sea una mentira más gente la creerá.” Joseph Goebbels La Legislatura bonaerense sancionó una ley que consagra, emulando al Ministro de Propaganda de Hitler y como dogma, la cifra de 30.000 desaparecidos durante el proceso militar de 1976/83, y pretende sancionar gravemente a quien la ponga en duda. Resulta notable por varias razones: ya se sabe que fue inventada por confesos subversivos, refugiados en Europa, para justificar la pretensión de calificar como un genocidio a lo ocurrido y obtener ingentes fondos de las ONG’s revolucionarias de escritorio; e ignora todo lo sucedido, de la mano de la Triple A, durante el gobierno de Juan e Isabel Perón. Espero que la Gobernadora María Eugenia Vidal ejerza el veto constitucional y evite la entrada en vigencia de este adefesio. Hace más de diez años escribí una nota, “En ocasión de los treinta años del golpe”, que puede leerse en mi blog, en la cual senté mi posición filosófica sobre ese hecho; dije entonces que un solo desaparecido es condenable, y sigo pensándolo, pero también estoy convencido que, en algún momento, los argentinos deberemos tener Historia sobre los 70’s, y no mera ficción para sostener un relato tan irreal como políticamente correcto. La culminación de este camino debiera ser la verdad y, en este caso, es fácil encontrarla. Según la CONADEP, los desaparecidos no pasan de 6.800, y el Parque de la Memoria, en la costanera norte de la ciudad de Buenos Aires, nunca pudo superar ocho mil nombres, aún cuando el kirchnerismo, en un burdo procedimiento, haya incluido a quienes murieron con anterioridad al golpe militar, a quienes fueron asesinados por sus propias organizaciones, a quienes se suicidaron con cianuro y a quienes cayeron combatiendo mientras intentaban tomar cuarteles y regimientos. Los restantes 22.000 tienen rasgos comunes: nadie los reclama, nadie los conoce, nadie tiene sus documentos de identidad, a nadie le faltan. Entonces, propongo algo bien sencillo: que los legisladores bonaerenses, los periodistas militantes, los organismos de pseudo derechos humanos, etc., se presenten ante un nuevo registro e identifiquen, con nombre y apellido, a cada uno de los desaparecidos que reclaman como un conjunto. Es claro que, si eso ocurriera, se terminaría también con el enorme negocio montado, mediante indemnizaciones nunca explicadas, alrededor del tema; a muchos debe molestarle esa posibilidad. Y no hay nada imposible en mi propuesta. Basta con constatar que el Centro de Estudios Legales sobre el Terrorismo y sus Víctimas (CELTyV), que enumeró a más de 17000 civiles que fueron asesinados, heridos, secuestrados o damnificados por el accionar subversivo, puede responder con la identidad concreta de cada uno de ellos, mientras reclama su reconocimiento por el Estado. En otro orden de cosas, esta semana nos acosaron noticias policiales protagonizadas por criminales que gozaban de salidas transitorias o habían sido puestos en libertad por jueces que desoyeron las recomendaciones de los servicios penitenciarios. De los más sonados casos, uno fue el enésimo femicidio, con violación incluida, y el otro, el asesinato por la espalda de un oficial de policía. La gravedad de la situación de inseguridad ciudadana es tal que la ha puesto al tope de las preocupaciones de la sociedad, superando a la economía y hasta la enorme corrupción que comandaron Néstor, Cristina, Máximo y Florencia. Más allá de la caprichosa interpretación de las leyes que realizan muchos jueces de la escuela zaffaroniana, tan comprensiva de los delincuentes como indiferente a los derechos de las víctimas, hubo algunos datos curiosos. En el país faltan cárceles en algunas jurisdicciones mientras sobran en otros; pero, cuando se pretende trasladar presos a ellas, los magistrados privilegian la cercanía de los reos con su familia. La consecuencia es que, cuando se fugan, sea escapándose de la prisión o de la comisaría, sea “olvidándose” de volver después de una salida autorizada, los delincuentes encuentran un entorno que los protege y en el cual desaparecen, a veces para siempre, y pueden volver a cometer crímenes. En los países civilizados, Chile incluido, la solución al problema se ha encontrado en la colaboración público-privada; es necesario decir que aquí también se intentó en el pasado, pero la falta de seguridad jurídica también influyó negativamente en esta actividad, y los inversores se retiraron. Ahora, con el gobierno de Cambiemos, cuando vamos paulatinamente regresando al mundo, la probabilidad de encontrar empresas que estén dispuestas a venir y ocupar ese rol se ha incrementado mucho. El camino no puede ser más simple. El inversor construye la cárcel y administra su “hotelería” (alimentación, alojamiento, salud, talleres metalúrgicos y de carpintería, etc.) y el Estado se ocupa de la vigilancia del establecimiento, y controla el desempeño de su socio privado. La innovación debe darse en la ubicación del establecimiento, para evitar las fugas de los más peligrosos delincuentes; y tenemos el lugar ideal para hacerlo: el centro de la Patagonia, lejos de todo, donde nadie puede pensar en evadirse y, si alguien lo hiciera, resultaría extremadamente fácil recapturarlo. A esa prisión, de máxima seguridad, se trasladaría a los reincidentes, a los violadores, a los femicidas, a los asesinos, a los terroristas, etc., de todo el país; y claro que no habría para ellos salidas transitorias, aunque sí actividades laborales obligatorias y rentadas, para permitir la reinserción social de quienes hubieran cumplido la condena. Es claro que las quejas surgirán de inmediato desde la escuela “abolicionista”, pero el principal deber que tenemos para con nosotros mismos es privilegiar, como digo, a las víctimas y no a los delincuentes. Una breve reflexión para demostrar que aquí no todos somos iguales ante la ley. Mientras se conceden salidas o liberaciones y hasta internaciones en clínicas de lujo a asesinos reincidentes y a corruptos de máxima laya, mientras se deja en libertad a procesados por delitos no excarcelables, la arbitraria y militante Justicia mantiene en la cárcel, en condiciones miserables y privados de tratamientos médicos adecuados, a dos mil ancianos, muchos de ellos en prisión preventiva que excede en décadas el máximo legal. Ya han muerto más de cuatrocientos en la cárcel (cincuenta desde que Macri llegó a la Casa Rosada, a los cuales se sumó el jueves el Cnel. Delmé, de 80 años) pero la sociedad entera prefiere ignorar estas atrocidades, para intentar que se olvide su pecado de haber apoyado, sin cortapisas, el golpe militar de 1976 para terminar con el caos terminal en que habían sumido al país la gestión de Isabel Perón/López Rega y los “jóvenes idealistas” de ERP y Montoneros. Le deseo una feliz Pascua de Resurrección, si es usted católico; y feliz Pésaj, si es usted judío. Hasta la próxima semana. Bs.As., 15 Abr 17 Enrique Guillermo Avogadro Abogado Tel. (+5411) ò (011) 4807 4401/02

jueves, 13 de abril de 2017

DUNGA DUNGA O MACRI

MORALEJA DEL INDÓMITO IPC Es Dunga-dunga o muerte (Felices Pascuas) La grieta tiene sus bemoles en la economía porque implica para los actores estar entre la espada y la pared; o entre el dulce y el truco, como intiman los niños disfrazados en Halloween; o de quedar ante la disyuntiva que el brujo de los caníbales les plantea a exploradores capturados, según el viejo cuento: optar entre el sacrificio de sus vidas y el de su probidad. El 2,4% que dio el Índice de Precios al Consumidor de marzo pegó el más grave portazo a la expectativa económica preelectoral y se necesitará de “varios #1A” de acá a octubre para correr el dial de la percepción popular. Sino, con o sin grieta, la suerte de Cambiemos en el comicio de término medio dependerá del calibre de los errores que pudieran cometer los contendientes. Ya no cuenta que al ministro Juan José Arangur en le hicieran guardar tarifazos en bolsa y que el endeudamiento provea, pero resulta que la canasta básica alimenticia disparó con furia la encuesta del INdEC. El titular del BCRA, Federico Sturzenegger, ensayó la jugada heroica para atajar inflación y subió la tasa de referencia por primera vez desde el mismo mes de 2016, en pleno festival de ajustes de precios relativos, creando otra falsa dicotomía: él o el diluvio. Los muchachos están esperando a los genios que creen que el déficit cuasifiscal no provoca inflación. N. de la R.: Era uno de los chistes preferidos de Daniel Muchnik en la vieja Redacción de Clarín, en los años '80, en tiempos aún de máquinas de escribir, la 2da. etapa de Muchnik en el matutino. Un explorador blanco ingresa a la densa selva africana. De pronto, se le cruza un grupo de guerreros tribales que superan en número al grupo del explorador. Su gente lo abandona y él queda solitario parado frente al enorme jefe belicoso, quien le dice: "Hombre blanco no poder estar en selva sagrada, ser tabú, debe pagarlo: dunga-dunga o la muerte". El explorador blanco comprende rápidamente que no hay alternativa. Él se encuentra en medio de una selva densa y desconocida, rodeado de guerreros que lo superan en número, conocimiento del lugar y decision de pelea. El explorador tartamudea pero al final responde: "Dunda-dunga". Los guerreros abusan del explorador. Maltrecho, él tiene que continuar. No puede quedarse ahí, en medio de la selva. De pronto, otro grupo de guerreros se le cruza en el sendero. Ellos vuelven a señalarle su grave transgresión. Otra vez le invitan a decidir: "Dunga-dunga o muerte". El explorador ya no lo soporta y dice: "Basta para mi. Prefiero la muerte". El jefe de los guerreros lo mira y le concede, con una condición: "Muy bien, hombre blanco. Pero antes, un poco de dunga-dunga". Pero lo más increíble es que esta referencia ya la utilizó Urgente24 a propósito de la Administración K... y ahora la utiliza con la Administración Macri. No se trata de una recurrencia sino de que en muchas cuestiones de enfoque de la economía, ambas se asemejan. El director general del INdEC, Jorge Todesca, bien puede decir que le saltó la liebre de los alimentos y bebidas en marzo, mientras intentaba exp licarle al ministro de Energía, Juan José Aranguren (un incondicional de Gustavo Lopetegui, según los renunciantes excolaboradores del ex Shell) cómo se debe maniobrar con el programa de aumentos para no impactar de lleno en el IPC (Índice de Precios al Consumidor), tal como sucedió en los primeros meses del año. Antes del cierre de la encuesta, el ritmo de la inflación venía para el 3% largo, o sea, para el peor cachetazo, lo cual llevó al gobierno a frenar los incrementos de las tarifas reguladas para no cargar más las tintas. Por eso, el titular de Energía tenía una planilla Excel con signos + para las naftas y - para el gasoil pero, de repente, le invirtió los números en honor al índice para beneplácito de la mayoría de los automovilistas, que se habían preparado para afrontar en surtidor un leve toque hacia arriba y se encontraron con que era hacia abajo. Centavos pero, al menos, no era un aumento. La mesa económica que funciona en la órbita de la Jefatura de Gabinete de Ministros no quiere hacer olas con la incidencia de los tarifazos en el medidor estadístico, advertida que está de que si se ponderaran correctamente pegarían el doble, gracias a herencias técnicas recibidas de Guillermo Moreno. La conclusión que saca la mayoría de los economistas es que la soga del INdEC ya no puede ser más estirada con los placeres de Aranguren por trasladar mejoras a los hasta no hace mucho colegas del negocio petrolero. Y no porque su N°2, José Luis Sureda, haya hecho público en su carta de renuncia que el ex Ceo de Shell se maneja internamente con autoritarismo. Tod o el gobierno pagó tributo en el primer año del desmanejo de Aranguren con el “sinceramiento tarifario”, cuyo intento de imposición provocó un rechazo social y judicial que le comió gran parte del capital político al macrismo. Actualmente, en materia de tarifas, el ministro de Energía quedó como un gestor calificado de reajustes, pero el verdadero margen macroeconómico para mover la ecuación de los subsidios se desplazó al área de sus pares de gabinete: Nicolás Dujovne, en la fiscal, y Rogelio Frigerio, en la relación con las provincias. La cuestión pasa por si el endeudamiento nacional puede seguir siendo el sostén de tantas tribulaciones, si traspasárselo a las provincias, como se propone el poder central, neutraliza las presiones por transferencias del fisco que esgrimen los gobernadores, y la respuesta es que se está ante una delgada línea roja: no se puede seguir con el placebo de los créditos, que hacen caer el tipo de cambio, subir las tasas e imprimir billetes que se reacomodan en el resto de los precios, distorsionando a toda la economía. Tarifazo o endeudamiento sería para la política económica como el viejo cuento del dunga-dunga o muerte, disyuntiva que baja directamente a la población. Basta con observar lo sucedido en todo el primer trimestre con el consumo. Después del 5,5% que cayó en febrero, en marzo CAME lo sitúa 4% abajo y los propios hípermercados acusaron una merma del 7%, mientras los precios del cálculo oficial se llevan devorado un tercio de la pauta anual. Las tasas desbordantes El presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, imaginaba que la mano venía complicada en marzo y se preparaba para lo peor en materia de ajuste monetario, pero se le cayó la estantería y quedó en el peor de los mundos. Su reacción fue aplicar la primera suba de tasa de referencia desde marzo del 2016. Retrotraer el equilibrio monetario prácticamente al inicio de la gestión, cuando salida del cepo, devaluación, aquelarre en los precios relativos, quita de retenciones, anuncios de tarifazos, arreglo con los holdouts, peloteaban el índice de precios, significó algo así como un puñetazo en la mesa que situó a “Sturze” en la mira del gabinete y del empresariado por ahogar a todos con el torniquete monetario, las tasas y el planchado del dólar. Los comercios no venden, las industrias no exportan, ¿de dónde sale que hayan estado incorporando personal, como pregona el jefe de Gabinete, Marcos Peña? El índice de inflación de marzo también contiene pelotazos estadísticos contra la vidriera electoral del gobierno, que la euforia por el éxito de la marcha #1A disimuló y pegan de lleno en la llamada canasta básica alimentaria, que subió 24,3%. Del panel de 50 productos para hacer seguimiento que había inventado el súper K Moreno, volteó Todesca y ahora repuso otra vez, resulta que hubo 41 subas y sólo 9 bajas. Los desagregados en realidad agregan: de los 2,4 puntos que subió el índice general, casi la mitad se localiza en alimentos y bebidas, que con un 3% superó al promedio. De los 9 ítem que se evalúan, Sólo Educación, gracias a Baradel y compañía (5,6%), e Indumentaria, fruto del acuerdo antiimportador (4,8%), anduvieron por encima de la cuerda promedio, aunque por su peso en el consumo de las familias, la comida termina siendo el más influyente. Es así como los que más aumentaron terminaron siendo los "alimentos para consumir en el hogar", con 3,4%; contra un 2,2% de "bebidas para consumir en el hogar"; y un 2,1% de "alimentos y bebidas para consumir fuera del hogar". Hilando más fino, el plato principal sufrió más las consecuencias porque las verduras subieron 7,7% y las carnes 5%. Sólo bajó la fruta -2,2%, lo cual invitaría a invertir el orden de la mesa: primero el postre, luego el plato principal y finalmente la sopa. Hubo algunos que en sólo un mes subieron por arriba de los dos dígitos: el pollo entero (10,8% arriba, de $ 34,73 a $ 38,49 el kilo); la lechuga (10,2%, de $ 44,08 a $ 48,56); el tomate redondo (15,3%, de $ 22,36 a $ 25,77). Como consuelo, bajaron fuerte el limón (-31%, de $ 55,02 a $ 37,99); la batata (-15,2%, de $ 26,73 a $ 22,66); y la manzana deliciosa (-12,6%, de $ 38,06 a $ 33,25). La “neoliberal” consultora FIEL se les adelantó tanto al sostén intelectual de la “capucha”, como a la usina detractora kirchnerista y a los paritarios para advertir que con estos guarismos el lazo corredizo de la línea de pobreza para una familia tipo se trasladó a $12.709, dato que el investigador de l a UCA, Agustín Salvia, ya debe haber cargado en su base de cómputos para medir la pobreza.reza.

lunes, 10 de abril de 2017

LORENZETTI

SALTA Natalia Inés Aguiar: “Lorenzetti y Kirchner crearon una ingeniería financiera que acumuló 14 mil millones de pesos” 9 DE ABRIL 2017 - 11:47 Natalia Inés Aguiar: “Lorenzetti y Kirchner crearon una ingeniería financiera que acumuló 14 mil millones de pesos” Texto Francisco Sotelo - Foto gentileza Silvina Frydlewsky Natalia Inés Aguiar es salteña, abogada, especializada en Derecho Constitucional pero dedicada de lleno a la investigación periodística. Tiene un máster en periodismo en la Universidad Di Tella y varios años como acreditada en el Palacio de Justicia. A partir de allí escribió “El Señor de la Corte”, una historia de Ricardo Lorenzetti a la que define como “la punta del iceberg” y que muestra al presidente de la Suprema Corte de la Nación como un asombroso constructor de poder y de fortuna. El contenido de ese libro sirvió de fundamento para el pedido de juicio político planteado esta semana contra el magistrado por la diputada Elisa Carrió. En diálogo con El Tribuno, Natalia Aguiar afirmó que existen al menos “sesenta causales de juicio político contra el doctor Lorenzetti”. Sin embargo, destacó cuatro: la manipulación del presupuesto judicial, que le permitió acumular excedentes presupuestarios, depositados a plazo fijo, de por lo menos 14 mil millones de pesos; irregularidades con obras pagadas y no ejecutadas; la creación de un sistema para la manipulación de elecciones y de otro, destinado a dirigir arbitrariamente las causas dentro de la Justicia. Al señalar los vínculos de Lorenzetti con el expresidente Néstor Kirchner y con el ex superministro Julio De Vido, la periodista opinó que “lo que en el Ejecutivo hacían con Lázaro Báez, en el Judicial lo hicieron con Lorenzetti”. Muchas complicaciones para sacar el libro... Sospechosamente complicado. Ahora me entero de que no voy a poder presentarlo en la Feria del Libro, lo cual estaba previsto y anunciado. Es el libro número dos en venta. Siguen la censura y los aprietes del señor Ricardo Lorenzetti a la editorial. En estos días, estalló como una bomba el pedido de juicio político contra Lorenzetti planteado por la diputada Carrió. ¿Hay un nexo entre la denuncia y el libro? En la denuncia, Elisa Carrió hace numerosas menciones al libro y me pone como testigo. Y además, a todos los que participaron o que yo nombro en la investigación periodística. El doctor Mario Cimadevilla, la exmujer del doctor Carlos Fayt, Margarita Escribano; el juez Ariel Lijo y su hermano, Freddy Lijo, Athos Aguiar... ¿El juez salteño Abel Cornejo, que aparece en el libro? Si, también el doctor Cornejo aparece como testigo. ¿No es insólito que un miembro de la Corte salteña cuestione al presidente del máximo tribunal? Son muy pocos los que se animan a denunciarlo a micrófono abierto. Son pocos los que se pronuncian sobre irregularidades que aparecen de la primera a la última página del libro, con prueba documental. ¿Por qué “El señor de la Corte? Ese es el título que eligió la editora. No es el que yo hubiera elegido, pero al final se ajusta al contenido del libro. La obra es una suerte de biografía no autorizada de Lorenzetti. ¿Cuales son los puntos claves? Creo que hay más de sesenta causales para juicio político, pero voy a mencionar solamente cuatro. Para mí son las más importantes. La primera es la ingeniería financiera que construyó Lorenzetti entre la Corte y el Consejo de la Magistratura, vulnerando la letra constitucional. La Constitución dice que solo el Consejo debe administrar el presupuesto del Poder Judicial pero la Corte se arroga esas facultades, y Lorenzetti, con el aval de Néstor Kirchner, arma una ingeniería financiera que se llama “Comité de inversiones”. Con ese recurso, Lorenzetti controla el presupuesto del Poder Judicial a través de un hombre de su estrecha confianza, el contador -también de Rafaela- Daniel Marchi. Desde allí se habrían desviado fondos públicos hacia arcas privadas. La Corte admite que hay un excedente de 14 mil millones de pesos.... - ¿Eso es lo que se desvió? - Ese monto, 14.000 millones de pesos, es el excedente presupuestario. Hay una Corte rica con un poder judicial pobre. Pero gente cercana a Daniel Marchi afirma que en realidad se trata de una cifra mucho más abultada: 12 mil millones de dólares, acumulados desde que en 2005, Néstor Kirchner delega los excedentes presupuestarios a la Corte. La Corte, a su vez, autoriza que la mitad de ese dinero se deposite en moneda extranjera, a plazo fijo. Para muchos juristas, este ahorro entraña el riesgo de una incontrolable acumulación de poder. Lorenzetti tiene en un puño a los jueces federales y en el otro al sistema electoral argentino. ¿Cómo entra el sistema electoral? Es un tema gravísimo y lo explica Juan Carlos Cubría, exadministrador de la Corte. Mientras el libro estaba en imprenta se concretó un acuerdo con la Universidad Tecnológica de Córdoba y el Consejo de la Magistratura por nueve millones de pesos, para cambiar el software. ¿Cual es el objetivo del negocio? La manipulación de los datos electorales. Implica que el Poder judicial interviene en tres instancias: en la elaboración de los padrones; luego, con el Ministerio del Interior en el proceso logístico de las elecciones y, finalmente, la Corte, pasando por sobre las facultades de los 24 jueces federales electorales, interviene con este nuevo sistema. ¿Cuál sería la irregularidad? Según denuncia Cubría en el libro, con este nuevo software se podrían manipular los datos electorales, es decir, cambiar los resultados de lo que votó la gente. El ministerio de Justicia desembolsó 67 millones para este cambio de control en el sistema electoral. Esto nos obliga a verificar si no existe una connivencia entre el presidente Macri, Lorenzetti y el ministro Germán Garavano. ¿Esto es una novedad o ya lo intentaron en la época de Kirchner? Lorenzetti lo quiso hacer desde 2005; lo impidió Cubría y eso le costó el cargo. Lo sacan a Cubría y ponen a un joven PRO. ¿Va a funcionar así en las elecciones de este año? No dan los tiempos. Pero esto muestra por qué es tan importante el juicio político. Vamos ver qué hace Macri. Usted habló de cuatro causales ... La tercera es el manejo de las obras públicas. Hay una serie de licitaciones y contrataciones realizadas por la Corte y el Consejo, hubo adelanto de pagos, pero las obras no se hicieron. Se firmaron convenios con Julio De Vido, pero con resultado oscuro. Las pocas obras que se hicieron están mal hechas. Hubo retornos, coimas sobreprecios. Lo mismo que hicieron con Lázaro Baez en el Ejecutivo lo hicieron con Lorenzetti en el Judicial. ¿Cuál sería la cuarta causal? Tiene que ver con otro software del Poder Judicial, que maneja el Consejo a través de operadores vinculados directamente con Lorenzetti y el radical Ernesto Sanz. Se llama Lex 100 y su manejo genera pingües ganancias al que gane la licitación. Luego de un trámite tortuoso, ganó una UTE argentino española, Atos Origine Base 100. La parte argentina estaba representada por Andrés Matías Meiszner, oriundo de Quilmes, hijo de José Luis Meizner, involucrado en el escándalo de la FIFA. El padrino de Matías y del español Eloy Gómez Gutiérrez era Aníbal Fernández. - ¿Cuáles son los efectos del sistema contratado? - El software permite manipular en todo el país los sorteos de jueces, para dirigir las causas a los que sean afines con Lorenzetti. Todos los sorteos son factibles de ser manipulados. Esa es la razón por la que Lorenzetti quiere que se jubile Servini de Cubría. Ella tiene cuatro causas urticantes: Fútbol para todos, la licitación irregular de Lex 100, la causa de las amenazas que sufrió Elisa Carrió y la de los sorteos manipulables. Servini es, además, jueza electoral Carrió habla de “conducta mafiosa”. Encuadra en este caso? - Yo creo que lo que estamos viendo encuadra en la película el Padrino, o en el libro Yo, El supremo, de Augusto Roa Bastos. (La historia del dictador Francia). A esto deben añadirse negociaciones incompatibles con la función pública, realizadas por empresas sospechosas de estar vinculadas con Lorenzetti a través de terceras personas. Una está vinculada a los medicamentos y el contacto se hizo a través de Carlos Pitta y Coti Nosiglia. También se sospecha de su participación en la empresa Austin, en el Galpón. ¿Cuál es el vínculo entre Lorenzetti y el juez Raúl Reynoso, de Orán? El doctor Abel Cornejo es contundente: era imposible que Lorenzetti no supiera lo que estaba pasando. Y sin embargo, lo apadrinaba. Lo traía a disertar en el Coloquio de Idea. Luego de un alerta de la cancillería chilena de que estaban pasando camiones de éter y acetona desde Salta, milagrosa y sospechosamente, aparece una denuncia contra Reynoso y evita que la situación se convierta en escándalo internacional. ¿Cómo interpreta la prohibición de la tala de bosques que dispuso Lorenzetti en Salta? La prohibió en una primera instancia en la causa Dino Salas; mantuvo varias reuniones con el gobernador Urtubey para hablar de este tema. Esa información es oficial. Creo que desarrollaron una estrategia de dilación. ¿Y cual era el propósito? Negocios inmobiliarios. Detrás de la prohibición aparente dejaron abierta la puerta para autorizar arbitrariamente desmontes. Estoy segura de que hay razones técnicas y jurídicas para que sea destituido. Por cierto, políticamente hay tantos negocios que no sé que pasará con el juicio político. Si las instituciones son sólidas, el juicio tiene que avanzar. El libro es solo la punta del iceberg.

sábado, 8 de abril de 2017

LOS GUANTES

Panorama político nacional de los últimos siete días Después del 1 A, el gobierno se prueba los guantes Después de un marzo intenso, atravesado por conflictos, piquetes y marchas callejeras adversas, el gobierno inicia abril energizado por una manifestación de adictos que, por una vez, se mudaron de las redes sociales a la Plaza de Mayo. En primera instancia, la euforia determinada por esa encarnación de los afines aceleró las pulsaciones del oficialismo y develó una escondida belicosidad. Ese talante pendenciero modificó inclusive el discurso del Presidente. El prestigioso economista Miguel Bein había formulado algunos días antes una refexión aguda, casi una advertencia. “A veces –dijo- un buen programa de mediano y largo plazo puede estrellarse en el corto plazo por decisiones equivocadas”. Acuerdos y estrella polar La transición política iniciada en 2015 se orientó en principio a despejar obstáculos heredados de la gestión kirchnerista, que bloqueaban la producción nacional, pesaban sobre su competitividad y contaminaban los vínculos con el financiamiento internacional. El despegue de la nueva etapa se alimentó con acuerdos prácticos en el campo legislativo y con la actitud paciente del movimiento obrero. En esa etapa se levantó el cepo cambiario, se negoció con los holdouts, se levantaron retenciones, se lanzó el blanqueo y hoy se puede observar el rédito de esas medidas y esa oprientación. El Poder Ejecutivo delineó un eje central del programa de mediano y largo plazo. Citando a Perón (a menudo sin dar crédito por la cita) el Presidente Macri declaró que “la productividad es nuestra estrella polar”. Entretanto, en el corto plazo encaró políticas de poco sustento y formuló promesas que, al no cumplirse, lo obligaron varias veces a pedir disculpas y a poner marcha alguna opción B. Muchos de los pasos en falso han estado asociados a una propensión a la unilateralidad que, etapa , con la ilusión de monopolizar los esperados réditos de la transición, impulsa al macrismo a disociarse del sistema de fuerzas que le garantizó gobernabiidad y eficacia en la primera etapa. En efecto, durante su primer tiempo de gestiçon, al optar por el gradualismo y los acuerdos, el gobierno fue capaz de resistir las presiones de un fragmento de sus propias fuerzas que lo impulsaban al aislamiento reclamándole la aplicación de una especie de jacobinismo del ajuste. Nosotros o el diluvio Esa política es abandonada ahora para optar por una retórica confrontativa y una estrategia de polarización que desprecia y minimiza a las corrientes que circulan por “la avenida del medio” (una ancha franja que incluye al massismo, al peronismo no K, a centroizquierdistas como Margarita Stolbizer y hasta a aliados del Pro, como Martín Lousteau) y pretende simplificar el espectro político a la opción Oficialismo o Kirchnerismo, o bien Democracia o Destituismo. La palabra “destituyente”- forjada por la propaganda K para descalificar la rebelión del campo del año 2008- reaparece ahora en alegatos de algunos expositores oficialistas y, con más virulencia, si se quiere, en boca de émulos bienpensantes de los condottieri de 6-7-8, para cocinar en un mismo guiso a cualquiera que reclame, proteste o se diferencie. Para los comentaristas que inspiran el aislacionismo oficialista, si hay piquetes de organizaciones sociales y si la CGT se moviliza, es porque “hay un plan de destitución del gobierno constitucional” . Como si todas las expresiones de la crítica fueran Luis D’Elía, todo el sindicalismo tuviera los modales del Caballo Suárez y todos, todos, reportaran (“en última instancia”, “objetivamente”) a la señora de Kirchner. ¿No es un poquito exagerado? A esa tendencia -que hoy parece predominante en el oficialismo- le encantaría repetir el milagro de 2015, cuando la candidatura de Aníbal Fernández en la provincia de Buenos Aires volcó a decenas de miles de votantes hacia María Eugenia Vidal y le abrió a Mauricio Macri las puertas de la victoria en la segunda vuelta. Pero hoy en día Aníbal Fernández es un holograma y el kirchnerismo (que en 2015 debía ser desplazado) hoy es apenas una dispersión irritada, aunque la señora de Kirchner, por un buen tiempo ocupada en Tribunales, mida todavía bien en las barriadas más vulnerables. Apostarse el largo plazo En tanto táctica partidaria, el discurso aislacionista que emplea el gobierno medirá su eficacia en las urnas de octubre, como acaba de desafiar el Presidente. Hay que esperar hasta entonces para comprobar con qué resultado. De lo que se trata, más bien, es de observarla en otro plano, en la funcionalidad que tenga (o no) para el cumplimiento del programa de mediano y largo plazo centrado en “la productividad como estrella polar”, porque ese objetivo es importante para la recuperación y el desarrollo del país. El objetivo requiere un papel activo del Estado pero no será el fruto de la “gestión” tecnoburocrática; reclama una movilización cultural de la sociedad, la participación de personas y organizaciones sociales. ¿Es funcional, en ese contexto, buscar pelea con las organizaciones sindicales, desafiarlas y hasta azuzar en su contra a las corrientes radicalizadas de la izquierda? El activismo estatal que se necesita en esta etapa está lejos de las anacrónicas “políticas activas” interesadas en ganar competitividad artificalmente, a través de devaluaciones (dólar alto/salarios bajos), protección o subsidios. Esas “Políticas activas” a la antigua tendían a poner respirador artificial a actividades incapacitadas para competir. Se trata, en cambio, de estimular lo que está en condiciones actuales o potenciales de desarrollarse en la competencia mundial, sobre la base de reducir costos sistemáticamente: ganar en eficiencia del sistema productivo, reduciendo carga impositiva, ofreciendo conexión física y electrónica rápida y económica, achicando trámites, garantizando seguridad, reestructurando la organización, ofreciendo servicios eficaces. Hablando de servicios, uno fundamental es la educación; el avance de la pruductividad está directamente ligado a la educación de calidad, practicada por docentes bien pagados, bien formados y estrictamente evaluados. La productividad no se mide por un único parámetro: es un producto sistémico. No se trata de “dejar todo en manos privadas”, sino por el contrario de aplicar con inteligencia las fuerzas del Estado y estimular la participación social y la inversión privada, porque en el mundo no compiten empresas aisladas, sino el sistema del costo nacional (organización social, costo de los factores, fuerzas de trabajo). . Se trata de que el Estado mejore constantemente la calidad del gasto público y las empresas apliquen mejor tecnología y mejores sistemas organizativos En medio de la pirotécnica del corto plazo, la lógica del mediano y largo plazo está mostrando sus primeras manifestaciones en puntos estratégicos. Por ejemplo, en en Vaca Muerta, formidable recurso y fuente de energía barata para mejorar la competitividad de la industria nacional donde un fuerte jugador nacional, Techint, acaba de anunciar 5.000 millones de inversión en el curso de los próximos dos años; a la transnacional argentina se suman en Vaca Muerta otros jugadores de peso, franceses, estadounidenses y chinos. El shale gas patagónico puede impulsar la competitividad de la industria nacional. Hay otras expresiones de avance: en materia de obra pública, en materia automotriz, en el campo de la cadena agroalimentaria. En todos esos movimientos se observa un sistema de sustentación que incluye, en principio, a empresas, yEstado (Nación, provincias, municipios) junto a –punto destacar- organizaciones sindicales. La constatación de estos hechos debería guia las decisiones y actitudes de corto plazo preservando la perspectiva de los acuerdos y la convergencia. Otro círculo: el amarillo El 6 de octubre, antes de que concluyera el vigoroso paro nacional de la CGT, los dirigentes de la central obrera urgieron al diálogo. Obviamente, es preciso dialogar y también es necesario que el movimiento obrero armonice y termine de modernizar sus criterios y puntos de vista. En cualquier caso, el Presidente hizo una verónica y prefirió clavar algunas banderillas retóricas a sus interlocutores. Su estilo se erizó bajo el estímulo de la manifestación del 1 de abril, que, pese a las dudas y temores de parte sustancial del gobierno, congregó a decenas de miles de personas que lo votaron un año y medio atrás y que (puesto que eso difunde una propaganda que consumen ávidamente) consideran al gobierno acosado y quizás en peligro. Por cierto no está mal que el oficialismo convoque su gente a la calle o celebre que una multitud se haya autoconvocado. Tiene incluso su costado irónicamente positivo que quienes consideraban las manifestaciones callejeras expresiones obsoletas ahora las reverencien hasta las lágrimas En cualquier caso, lo que debería inquietar, en términos de preservar el programa de mediano y largo plazo, sería que el círculo amarillo del oficialismo , colmado de emoción por su módico bautismo de masas, decida esta vez halagar a sus sectores más agresivos haciendo suyas las consignas más facciosas y confrontativas, adoptándolas como discurso oficial. Eso puede dar lugar a un enfrentamiento creciente que ahogue la senda de colaboración transitada durante el primer año de gestión de Macri. En pos de una táctica electoral para octubre se contamina la atmósfera política y se prolonga el fenómeno grieta, contra el que la ciudadanía votó en 2015. Es preferible buscar la estrella polar a estrellar el largo plazo por elegir el faccionalismo en el corto. Jorge Raventos

MALDITA PERINOLA

Maldita Perinola “Junto con la organización debe venir un cambio, porque si no el Movimiento envejecerá y terminará por morir como todo lo que es viejo”. Juan Domingo Perón Permítame explicarle por qué la semana pasada no respondí a cada uno de los comentarios que me enviaron, como hago desde hace catorce años. Sucedió que, contra mi costumbre de emitir mi opinión sólo los sábados, difundí el miércoles la denuncia penal que formulé contra Hebe de Bonafini y los organismos de pseudos derechos humanos, apólogos del terrorismo; el 1° de abril, la nota “Momento Crucial”; y el mismo día, al regresar de la marcha cívica, una sola frase que me salió del alma: “Contra el escepticismo y la apatía, contra el sábado y el sol, ¡SI, SE PUDO!”. En una conmovedora reacción, mis lectores me enviaron más de tres mil mails; el sorprendente número impidió que pudiera contestarlos. Por eso, enormes disculpas y mi más emocionado agradecimiento, en especial al Dr. Eduardo San Emeterio, que me impulsó a hacer la presentación judicial, al Fiscal Marcelo Romero, a los colegas que se solidarizaron con mi posición y a la Asociación de Abogados por la Justicia y la Concordia, que se sumó a ella. Como sabrá, el trompo hexagonal que sirve de título termina determinando el resultado de cada lanzamiento: toma 1, toma 2, toma todo, pon 1, pon 2 y todos ponen. El 6, con el paro de actividades que decretó la CGT, forzada por la izquierda trotskista y el kirchnerismo, acompañada por las dos CTA, muchos pusimos, sobre todo el país, y pocos tomaron. Si bien no alcanzó la contundencia de otras medidas similares del pasado, la adhesión de la UTA y la consecuencia ausencia de transporte público, le dio una imagen que superó, en mucho, a la realidad. Los grandes gremios –petroleros, comercio, mecánicos, textiles, indumentaria, agua, etc.- ya habían cerrado sus paritarias nacionales con aumentos satisfactorios; sin embargo, la encerrona que sufrieron días atrás, cuando los verdaderos impulsores de la huelga rodearon el palco y agredieron de hecho y de palabra a los eternos líderes sindicales, llenó a estos de temor, tanto físico cuanto político, por la posibilidad de resultar desbordados. Tuvo razón uno de ellos cuando, espantado al final del acto, dijo: “Con Moyano esto no pasaba”; era verdad, porque nadie se insubordinaba al jefe camionero ni, menos aún, se atrevía a tocarlo. Es decir, les tocó poner imagen en el juego; y los resultados de las rápidas encuestas mostraron que el 70% de la ciudadanía rechazaba la medida. Lo más perfecta demostración de cuanto digo fue que las consignas de la huelga general impuestas, como digo, por los delincuentes y los violentos irracionales no se compadecen con la realidad: no existe la ola de despidos ni la masividad de importaciones que denuncian, y tampoco la caída en el poder adquisitivo del salario, ya que se encuentra protegido por las “cláusulas gatillo” incorporadas a las negociaciones paritarias para salvarlo de la inflación. Entonces, ¿para qué se concretó? Tuvo que poner (o deberá hacerlo pronto) Viviani, del gremio de los peones de taxis, que incitó a sus fieles a dar vuelta los coches de quienes no respetaran la huelga; cometió los mismos delitos que le imputé a Bonafini pero, a diferencia de lo que sucedió con esta señora, un fiscal cumplió con su deber y formuló la correspondiente denuncia; mientras escribo, este pseudo dirigente gremial aparentemente continúa prófugo. Puso asimismo la izquierda insurreccional, una vez más, al ratificar el escaso número de sus seguidores, que pretende compensar con el salvajismo y la violencia de éstos que, con sus rostros enmascarados, apalean impunemente a quienes pretenden atravesar sus piquetes. Creo que, de todos modos, lo más ridículo de su posición es la aceptación del apoyo que reciben de los kirchneristas, que sólo pretenden salvar de la inexorable cárcel a los jefes cleptómanos (Cristina, Máximo, Florencia, Cristóbal López y los Báez) de la asociación ilícita que formaron para robarse el país. Pusieron mucho los trabajadores informales, que viven de su diaria labor y no perciben ingreso alguno cuando no pueden hacer sus changas. La falta de transporte les impidió concurrir a los lugares en que consiguen obtener su magro sustento. Si hay un sector que sufrió en carne propia el irracional paro de actividades fue éste, que debiera ser el mayor foco de la preocupación de los dirigentes. Y qué decir de lo que tuvo que poner el cínico Baradel quien, en pos de sus ambiciones personales dentro de los gremios docentes, forzó dos días más de huelga en las aulas; una juez, sospechada de pertenecer a “Justicia Legítima” le concedió una medida cautelar para obligar al Gobierno a convocar a una paritaria nacional, cuando la Nación no tiene un solo maestro ni paga un solo salario. La repulsa que causa este vandálico mugriento es tal que hasta ha perdido el apoyo de sus representados, que día a día desertan y vuelven a dar clases porque han comprendido que las medidas de fuerza están terminando con lo poco que queda de la educación pública en la Argentina. En su partida personal contra Baradel y compañía, quien más sigue “tomando” es María Eugenia Vidal, la política con mejor imagen de la Argentina; la sociedad bonaerense se desgañita pidiéndole a la Gobernadora que no afloje frente a la extorsión a la que es sometida desde hace un mes. Pusieron, sin duda, Sergio Massa y los integrantes de su Frente Renovador e, inclusive, el GEN de Margarita Stolbizer, a quienes sus continuos cambios de vereda y de disfraz y, sobre todo, la polarización que produce la permanente presencia de Cristina Fernández en el escenario, les están costando demasiado caros. Y cómo olvidar a Martín Lousteau, verdadero travesti de la política, que abandonó la embajada más importante del país en un momento crucial. Pero, sin duda, otros de los que más pusieron fueron los jefes de la PJ S.A., encabezados por sus gerentes José Luis Gioja y Daniel Scioli, quienes parecen no recordar la recomendación que sirve de epígrafe a esta nota. La convocatoria a derrocar al Gobierno, al que consideran ilegítimo, y la pretensión de incorporar al kirchnerismo a una lista de unidad pegada con moco, empujará un poco más al Movimiento en que todos caben (Cámpora, Isabel, López Rega y Firmenich, los Montoneros y la Triple A, Menem, Duhalde, Néstor y Cristina) hacia el baúl de los recuerdos de la historia. Y el país puso mucho, no sólo en el costo directo –mil millones de dólares- que implica una jornada de huelga general sino, más grave aún, en la imagen que proyectó hacia el exterior, mientras se realizaba en Buenos Aires una reunión de ejecutivos de las grandes empresas y de los más importantes fondos de inversión, a los cuales hubiéramos debido ofrecer una imagen seductora y ordenada para atraerlos a un país que los necesita casi tanto como el oxígeno que respira. El principal reclamo de los asistentes (como de muchos argentinos, entre los que me incluyo) fue sin embargo la falta de seguridad jurídica que aún impera aquí. Por su parte, el Gobierno recibió dos resultados de la perinola. Puso, y pone, los fondos que gira a las intendencias del Conurbano y a las organizaciones sociales, con los cuales se financian los piquetes y la logística de los actos; pero también tomó porque, aupado por la pre-ninguneada y sorpresivamente (para algunos) masiva marcha del #1ª a favor de la paz y de la democracia, que salió a discutirle a los violentos el dominio de la calle, por fin se atrevió a poner en funcionamiento el famoso protocolo anti-piquetes sin que se produjera una sola muerte entre los manifestantes, recuperando la positiva imagen de gestión que había perdido por su tolerancia frente a los desmadres; mi felicitación a Patricia Bullrich por ello. En ningún país del mundo este tipo de manifestaciones es permitido y, en aquéllos más cercanos al corazón de la izquierda (Cuba, Venezuela, Bolivia, Irán o Rusia), son reprimidas con ferocidad. La Argentina, el “país jardín de infantes” que evocó María Elena Walsh, sigue jugando; sólo cabe esperar que se haya olvidado de la ruleta rusa, a la que fue tan fiel durante tantas décadas. Bs.As., 8 Abr 17 Enrique Guillermo Avogadro Abogado Tel. (+5411) ò (011) 4807 4401/02 Cel. en Argentina (+54911) o (15) 4473 4003

viernes, 7 de abril de 2017

Pacificación Nacional Definitiva: VETERANOS SIN DERECHOS

Pacificación Nacional Definitiva: VETERANOS SIN DERECHOS: En nuestro país hay 45 veteranos de la Guerra de Malvinas acusados y presos por delitos de lesa humanidad. Mu...

Pacificación Nacional Definitiva: DESAPARECIDOS

Pacificación Nacional Definitiva: DESAPARECIDOS: La gobernadora María Eugenia Vidal goza de fuerte aprobación, basada en una imagen de honestidad y firmeza. Ahora se da la circunstanci...

PARO AL PARO

PARO AL PARO Calendar abril 7, 2017 | Posted by Malú Kikuchi Malú Kikuchi (9/4/2017) Finalmente, llegó. El 6 de abril 2017, después de 15 meses de gobierno, la CGT le hizo su primer paro general, transporte incluido, al gobierno de Macri. ¿Razones? Muchas, algunas reales y otras no. Que la plata no alcanza, es cierto. Que no les gusta la política económica de este gobierno, también es cierto. Pero es la política económica de un gobierno votado por la mayoría. Tendrán que esperar a ganar la próxima elección y decidir ellos qué política económica van a hacer. Un paro no cambia la economía, la achica. El 2016 fue un año muy difícil económicamente, el país que dejaron los K era tierra arrasada. Los sindicatos apoyaron, pusieron el hombro y la gente se ajustó el cinturón. Ahora que las cosas mejoraron un poquito, ahora hacen un paro general. ¿Por qué? Porque es un año electoral y porque nuestro sindicalistas son buenos negociantes. ¿Y el país? De eso no se habla. Se habla de paritarias y de sueldos más altos. Al día siguiente del paro, ¿qué cambió? El país produce menos, los míticos inversores son más reacios a invertir en un país desquiciado por paros generales y los diarios e interminables cortes de rutas, puentes y calles. Después se quejan de las inversiones que no llegan. ¿Cómo van a poner plata en un país de encapuchados armados de palos con clavos en la punta? Un país donde los sindicatos prohíben ir a trabajar. La amenaza de Viviani (sindicato de taxistas) de dar vuelta los taxis que salieran a trabajar, es una prueba de la intransigencia sindical. Personas cerrando una estación de servicio de madrugada para que sus dueñas no pudieran trabajar, es otra prueba. Organizaciones sociales cortando la Panamericana con la ruta 197 y agrediendo a los gendarmes, es otra prueba. ¡Y son tantas! Y se quejan de la falta de inversiones! Sería más honesto, ¡qué palabra tan rara!, que dijeran que quieren que vuelva el despilfarro, el deme todo en muchas cuotas, el regalo de planes no trabajar y de jubilaciones sin aportes; el inaugurar una, dos, tres, cuatro y hasta cinco veces hospitales, escuelas, vías férreas, estaciones y, y… inexistentes. Volver al “mentime que me gusta”, “contame que tenemos menos pobres que en Alemania.” Y por favor, un INDEC trucho. Volvamos a los cortes de luz en aumento, a la inflación maquillada y a los precios cuidados, cuando todos sabíamos que era “cuidado con los precios”. Pero es tan lindo que nos cuenten cuentos para irnos a dormir con una sonrisa, mecidos por la diaria condena nacional y el dedito acusador, un día le tocaba a uno y otro día a otro. Y “Clarín miente”. Que puede que sea cierto. Pero desde el gobierno nacional no se ataca a un medio. A ninguno. Y sigue la misma pregunta: ¿qué se consigue con un paro nacional? ¿Qué se consigue con prohibirle trabajar a la gente, que es lo que hicieron? ¿Mejores condiciones de trabajo, mejores salarios, una nación en marcha? ¿Inversores fascinados con un pueblo trabajador, empecinado en sacar a flote su país? No, de eso ni la CGT, ni los piqueteros, hablan. La Argentina perdió un día de trabajo. Los chicos, esos rehenes de los trabajadores de la educación, liderado por personas que anteponen sus proyectos personales a la sagrada misión de enseñar, perdieron otro día. Eso equivale a estar mucho más lejos de los chicos de China, de Finlandia o de Singapur. Argentinitos cada vez más lejos de poder competir con ellos en un futuro que será totalmente globalizado. Reprimir es un verbo civilizado, de acuerdo al diccionario es “volver a poner las cosas en su lugar”. Se vio. Se puede reprimir con responsabilidad. Gracias CGT. Gracias organizaciones sociales. Gracias piqueteros. Ustedes se sacaron el gusto. Todos nosotros, hoy, somos más pobres en todo sentido. *“¡Ay Patria mía!” *Últimas palabras de Manuel Belgrano antes de morir, 20/6/1820. r

miércoles, 5 de abril de 2017

profesor Cocca: Evolución e Involución

profesor Cocca: Evolución e Involución: Evolución e Involución   Podemos notar la acción de esta ley en los seres humanos observando desde que nace el niño, su crecimi...

CARBÓ Y MILAGRO

"DEBE SER LIBERADA" Gils Carbó dictaminó que la detención de Sala es "ilegal" En un dictamen presentado a la Corte Suprema, la procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó, subrayó que la líder de la Tupac Amaru tenía inmunidad de arresto como legisladora electa del Parlasur, por lo que su detención "es ilegal y debe ser dejada sin efecto". Además, se pronunció en otro dictamen contra el dictado de la prisión preventiva de Sala, puesto que consideró que la justicia de la provincia de Jujuy no fundó los riesgos procesales que justificarían su encarcelamiento cautelar. Milagro Sala, durante el juicio (Foto archivo NA). La procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó, dictaminó que la detención de Milagro Sala, privada de su libertad desde el 26 de enero de 2016, "es ilegal y debe ser dejada sin efecto", y señaló que, en su carácter de parlamentaria del Mercosur, la dirigente jujeña tenía inmunidad de arresto, la cual no fue suspendida por los canales establecidos en la ley. La jefa de los fiscales también se pronunció en otro dictamen contra el dictado de la prisión preventiva de Sala, puesto que consideró que la justicia de la provincia de Jujuy no fundó los riesgos procesales que justificarían su encarcelamiento cautelar, informó el sitio oficial del Ministerio Público Fiscal, Fiscales.gob.ar. Los dos dictámenes de la procuradora general se dieron en el marco de sendos recursos extraordinarios interpuestos por la defensa de Sala contra sentencia s dictadas por el Superior Tribunal de Justicia de Jujuy. Uno es relativo a la inmunidad frente al arresto; el otro, sobre la prisión preventiva. En el primero, la máxima instancia judicial de la provincia consideró que la ley 27.120 no le otorga inmunidad de arresto a los parlamentarios del Mercosur pues se trata de una cuestión regulada por los instrumentos internacionales, que no consagran inmunidad de arresto en el territorio argentino. En forma subsidiaria, aquel tribunal declaró la inconstitucionalidad del artículo 16 de la ley 27.120, norma que equiparó las inmunidades parlamentarias -entre otros aspectos, como las remuneraciones- con las de los diputados nacionales. Para ello, el máximo tribunal jujeño sostuvo que el Congreso de la Nación no puede establecer inmunidades, que -evaluó- sólo pueden ser dispuestas por una Convención Constituyente, y que la extensión de inmunidades por medio de una ley constituye un privilegio que vulnera el pr incipio de igualdad consagrado en la Constitución Nacional. La procuradora general explicó que la ley 27.120 le otorga inmunidad de arresto a los parlamentarios, ya que se trata de una cuestión no regulada específicamente en el Protocolo Constitutivo del Parlamento del Mercosur o en regulaciones puntuales de sus organismos regionales competentes. En consecuencia, consideró que rige la equiparación con los diputados nacionales, que cuentan con inmunidad de arresto desde la elección en los términos del artículo 69 de la Constitución Nacional. La jefa de los fiscales citó el mensaje del miembro informante de la mayoría durante el debate legislativo de aquella ley: "Si hasta ahora, que son elegidos entre los miembros de las Cámaras, los parlamentarios del Mercosur por la Argentina gozan de estas inmunidades, ¿qué justifica que el día que sean elegidos en forma directa por el pueblo de las provincias y el pueblo de la Nación, dejen de tenerlas? Pregunto: ¿pasarían a ser representantes de segunda categoría?". El legislador, recordó Gils Carbó, enfatizó que los diversos proyectos legislativos presentados por las distintas agrupaciones políticas establecían esa equiparación en materia de inmunidades y, más concretamente, otorgaban inmunidad de arresto a los parlamentarios del Mercosur. Por otro lado, la procuradora general sostuvo que la ley 27.120 es constitucional. Explicó que, al dictar esa norma, el Congreso Nacional ejerció sus atribuciones constitucionales de aprobar tratados de integración, que deleguen competencias y jurisdicción a organizaciones supraestatales, y de dictar todas las leyes convenientes a estos fines. "A través de esa medida, el Congreso de la Nación procura implementar, en forma efectiva, el Protocolo Constitutivo del Parlamento del Mercosur y, de ese modo, el Tratado de Asunción", explicó Gils Carbó, y remarcó que "la equiparación en materia de inmunidad de arresto asegura la presencia efectiva de los parlamentarios en ese órgano 'de representación de los pueblos, independiente y autónomo'". "La inmunidad de arresto en el país de origen busca asegurar el cumplimiento de la decisión adoptada por el Consejo del Mercado Común de constituir el Parlamento del Mercosur", explicó, y en ese sentido recordó que los miembros del Parlamento Europeo y del Parlamento Andino tienen las mismas inmunidades. Por otro lado, la procuradora consideró que "el argumento del tribunal según el cual las inmunidades funcionales sólo pueden ser creadas por los constituyentes carece de sustento en la letra de la Constitución Nacional, que no contiene esa limitación". Y puso de relieve que "en nuestro ordenamiento jurídico rigen diversas inmunidades que no fueron establecidas por la Constitución Nacional", como las previstas en las constituciones provinciales de Santiago del E stero, Río Negro, Jujuy, Tucumán y La Rioja. Asimismo, recordó que el Congreso de la Nación ha otorgado inmunidad de arresto al Procurador Penitenciario de la Nación y que el ordenamiento jurídico argentino contiene también leyes que determinan el alcance de las inmunidades, como en el caso de la ley 25.320, que dispone que los funcionarios o magistrados sujetos a desafuero, remoción o juicio político gozan de inmunidad de arresto. Entre ellos, el Presidente de la Nación, el Vicepresidente de la Nación, el Jefe de Gabinete de Ministros, los jueces y miembros de la Corte Suprema de la Nación, los fiscales y el Procurador General de la Nación y los defensores y el Defensor General de la Nación. En cuanto a la supuesta afectación del principio de igualdad, Gils Carbó señaló que "la inmunidad de arresto otorgada a los parlamentarios del Mercosur tiene por objeto garantizar el desempeño de la función encomendada por la soberanía popular". "E l artículo 16 de la ley 27.120 no configura una prerrogativa personal, sino que se trata de una garantía funcional prevista a fin de consolidar el proceso de integración regional y que no vulnera la igualdad ante la ley", concluyó. Por otra parte, en cuanto al dictamen referido al dictado de la prisión preventiva de Milagro Sala, Gils Carbó sostuvo que la sentencia del Superior Tribunal jujeño es arbitraria porque "tuvo por acreditada la probabilidad de que la recurrente entorpeciera la investigación de los hechos a partir de ciertas denuncias y declaraciones testimoniales que no tienen vinculación con la existencia de ese riesgo procesal". Gils Carbó explicó que el tribunal tuvo en cuenta expresiones de testigos -realizadas al momento de explicar su propia participación en el caso- que "se refieren a amenazas e intimidaciones [supuestamente realizadas por Sala] vinculadas a la mecánica de los hechos investigados en las presentes actuaciones". Sin embargo, esas declaraciones "no se refieren en concreto a la probabilidad de que la impugnante entorpezca la investigación", remarcó la procuradora, y enfatizó que no hay fundamentos sobre por qué aquellos hechos previos "permiten suponer un riesgo actual y cierto sobre el normal desarrollo del proceso". Advirtió además que el tribunal jujeño omitió "tratar las impugnaciones sobre la falta de credibilidad y el interés de los denunciantes y testigos en los hechos aquí investigados". "La defensa enfatizó que ellos se presentaron colectivamente ante la fiscal de turno en circunstancias sospechosas, que habrían sido presionados para declarar en su contra y que sus declaraciones tendían a justificar su participación en hechos presuntamente ilícitos", explicó la procuradora general. "El tratamiento de esas objeciones –evaluó Gils Carbó- era particularmente relevante en este caso puesto que la defensa también denunció graves irregularidades en torno al proceso penal que derivó en su encarcelamiento cautelar. En especial, criticó los motivos que dieron origen a la presente causa y puso en tela de juicio la legalidad del nombramiento de la fiscal del proceso y del accionar de la justicia local. Ninguna de estas impugnaciones fue examinada por el tribunal apelado a pesar de que eran conducentes para resolver la cuestión controvertida". Asimismo, la procuradora general cuestionó que el Superior Tribunal provincial "añadió que la posición de liderazgo y la capacidad organizativa de la señora Sala permitían inferir la existencia de riesgo de fuga y entorpecimiento de la investigación sin explicitar de qué modo tal condición tendría entidad, en el caso, para justificar tal aseveración, y omitiendo determinar si esa circunstancia se mantiene en la actualidad". En ese sentido, recordó que la Procuración General "ha consi derado que las características personales del supuesto autor no son, por sí mismas, justificación suficiente de la prisión preventiva". Al respecto, indicó que la Corte Suprema de Justicia de la Nación y la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) han destacado que la prisión preventiva es una medida de carácter excepcional, y que es legítima cuando tiene por objeto asegurar que el imputado no obstruya el desarrollo del proceso o eluda la acción de la justicia. En efecto, citó, el tribunal regional ha establecido que "cualquier restricción a la libertad que no contenga una motivación suficiente que permita evaluar si se ajusta a las condiciones señaladas será arbitraria y, por tanto, violará el artículo 7.3 de la Convención". De tal forma, este caso podría comprometer la responsabilidad del Estado argentino frente al orden jurídico supranacional. Gils Carbó citó además el pronunciamiento del Grupo de Trabajo sobre la Dete nción Arbitraria de la Organización de las Naciones Unidas, que declaró "arbitraria" la detención de la dirigente luego de indicar que "pareciera que las acciones legales y procesales [en contra de la señora Sala] se aceleraron a partir de la protesta social iniciada en el mes de diciembre" de 2015 y que "se pudo observar que jueces y fiscales asignados para el conocimiento de las acusaciones, fueron seleccionados e iniciaron funciones para delitos que no se ajustan a los criterios de urgencia o que pudieron haber esperado a que concluyera la feria judicial". En resumen, Gils Carbó consideró que el encarcelamiento cautelar de Milagro Sala debe ser dejado sin efecto, tanto por la arbitrariedad de su detención como por la inmunidad de arresto que le asiste.